miércoles, 11 de junio de 2014

Histograma... ¿Histogramas?

Ante todo: ¿Qué es un histograma?
Seguramente habrán escuchado esta palabra con anterioridad o habrán visto que su cámara tiene la opción de él, bueno, esta nota aclara un poco los conceptos.

En estadística, un histograma es una representación gráfica de una variable en forma de barras, donde la superficie de cada barra es proporcional a la frecuencia de los valores representados, ya sea en forma diferencial o acumulada. Algo parecido como lo que observamos a la derecha.


En fotografía particularmente, es un diagrama de barras que representa la distribución de pixeles de una imagen en base a su luminosidad. Este representa, en el eje horizontal, la distribución de sombras, tonos medios y luces (de izquierda a derecha), y, en el eje vertical, el número de pixels de la imagen que tienen tal luminosidad. De este modo, la superficie de cada una de las barras que forman el histograma refleja la mayor o menor frecuencia de pixels de la imagen que tienen cada valor de luminosidad.
Los datos representados así ofrecen una visión en grupo permitiendo observar una preferencia, o tendencia, por parte de la muestra o población por ubicarse hacia una determinada región de valores dentro del espectro de valores posibles que pueda adquirir la característica.

Es -posiblemente- la herramienta más útil en la fotografía digital. Pero también puede ser el menos comprendido. Un componente clave de la fotografía digital es la posibilidad de ver la exposición de tu fotografía en un histograma.

El histograma, mediante una gráfica, te permite saber de un vistazo si tu imagen está sub-expuesta, sobre-expuesta o si está perfecta. Veamos un ejemplo de una foto y su histograma que nos muestra una exposición bastante acertada:
En el campo de la fotografía esas barras son una serie de 256 columnas que representan la distribución de los colores en una imagen según su luminosidad. El eje horizontal representa la luminosidad (menos a la izquierda y más a la derecha) y en el eje vertical la cantidad de píxeles con esa luminosidad. Así en la parte izquierda se acumulan los tonos más oscuros (negro = sombras) y en la derecha los más claros (blanco = luces) pasando por todos los tonos medios (centro). El histograma transcurre, por tanto, desde el negro absoluto (valor 0) al blanco absoluto (valor 255), mirado de izquierda a derecha.
¿Por qué 256? Porque ese es el número de tonalidades que tiene cada color cuando trabajamos con una profundidad de color de 24 bits RGB. El color negro se conforma de 0 píxeles rojos, 0 verdes y 0 azules, mientras que el blanco se conforma de 255 píxeles de cada color.

Ahora bien, el HISTOGRAMA es FUNDAMENTAL para que puedas saber si la fotografía que has tomado (o la que estás editando) está correctamente expuesta.

¿Por qué fundamental? ¡Pero si ya vemos si la foto está clara u oscura en la pantalla de la cámara (o la compu)! DEBO DECIRTE QUE NO. Lo que estás viendo en esas pantallas NO ES REAL.

1.- En la pantalla LCD de la cámara es evidente que no podemos evaluar la exposición de nuestra foto. Ni aunque tengamos una super pantalla de 4 pulgadas. Y a todos les habrá pasado: fotos en exteriores, día de sol... y no es que no puedas analizar si está bien expuesta... es que ni siquiera se ve la foto!
Por eso muchas cámaras permiten visualizar en la pantalla LCD el histograma. Es recomendable QUE SIEMPRE LO TENGAS AHÍ VISIBLE.
2.- ¿Y en la pantalla de la computadora? Dentro de casa no suele haber sol (bueno, en la mía sí... ¡¡mis ventanas son demasiado grandes!!) pero la imagen que ves en el monitor depende MUCHO, MUCHO de si éste está bien calibrado. Y no hablo solo de los matices de color. El contraste y el brillo configurado en el monitor cambian el aspecto de la imagen. Y aunque, efectivamente, no caiga el sol sobre la pantalla las condiciones de luz ambiental influyen en la forma en la que ves la imagen. Increíble, pero es así.

¿Cómo interpretamos un histograma?
Veamos dos ejemplos y sus histogramas:
En la primera imagen, el histograma tiene un pico en el lado izquierdo y el lado derecho casi nada. Esto significa que la imagen tiene muchos puntos oscuros. Basta con mirar a la imagen para "probar" que es un cuadro oscuro con unos detalles claros.

En el segundo histograma vemos un pico en el lado derecho. Esto significa que la foto tiene enormes cantidades de pocos puntos brillantes y algunas manchas oscuras. Observemos nuevamente la foto y "veremos" que esto es cierto.


¿Hay un histograma ideal?
Cada imagen tiene su propio histograma. Pero como regla general se considera que una imagen tiene un buen contraste si su histograma se extiende ocupando casi todo el rango de tonos, como ocurre con el de la primera imagen que vimos.



Como la mayoría de las cosas en la fotografía, el histograma tampoco hay que tomárselo al pie de la letra. En ocasiones, para que quede bien una fotografía, debemos dejar zonas subexpuestas, otras veces, será recomendable dejar zonas quemadas y otras, será inevitable y tendremos en una imagen tanto zonas subexpuestas como sobreexpuestas. Todo depende del momento y la imagen que desees capturar.
Cuando es inevitable que aparezcan zonas quemadas y oscuras, pero no quieres que ocurra ninguna de esas dos cosas, se puede solucionar con un buen editor mediante una técnica llamada HDR, de la cual trataremos en otra nota.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario

Te pedimos que comentes respetuosamente, con buena ortografía y si es posible, nos dejes tu nombre. ¡Gracias por participar!