lunes, 14 de julio de 2014

Fotografía macro ¿por que no?

La fotografía macro o macrofotografía
Muchas veces tenemos la curiosidad de observar detalles de objetos que estando ahí no los vemos y si a esto le unimos la posibilidad de hacer bonitas fotos en lugares donde el paisaje no acompaña, hace de la fotografía macro una de las más interesante modalidades de fotografía.

Definición
“Macro” significa grande. La fotografía macro o fotografía de aproximación es aquella que nos permite obtener imágenes de elementos o seres muy chiquitos, en la que la imagen tiene el mismo tamaño o hasta 10 veces más que el objeto fotografiado. A partir de una ampliación diez veces mayor pasamos a la microfotografía que es la tomada con microscopio.

Es por eso que vemos fotos de moscas o abejas tan grandes, y con tanto detalle que ocupan todo el fotograma, y decimos uauuuu!!!

La mayoría de las cámaras tienen un dial principal para elegir el tipo de fotografía que queremos hacer. Vamos a encontrarnos con distintos íconos, veamos qué significan cada uno de ellos:
Pero el que a nosotros nos interesa es el símbolo del  modo macro, que está representado por una flor. Este modo es el que nosotros tenemos que seleccionar y el que nos permitirá tomar fotografías muy de cerca; en muchos casos hasta tres centímetros del sujeto a fotografiar, lo que nos enfrentará al desafío de acercarnos sin que nuestro insecto (o lo que fuere) se asuste y se vaya. Pero son los riesgos que debemos correr, y aceptar si sucede.

Uno de los aspectos que NO debemos descuidar al hacer macro es la ILUMINACIÓN. Busquemos la forma de iluminar adecuadamente el objeto para obtener los mejores resultados.

Falsos macro (debemos saberlo...)
Un objetivo macro verdadero debe estar preparado para enfocar un objeto al menos al 50% de su tamaño real, respecto al tamaño de la película o del sensor, es decir un factor de ampliación de 0,5 (1:2) o más. La gran mayoría de cámaras compactas y de algunos objetivos zoom tienen el símbolo o el rótulo macro. En realidad esta función muestra la máxima ampliación del dispositivo, pero realmente (y por lo general) una cámara digital compacta alcanza factores de ampliación de 1:4 o menos (respecto a su propio sensor, de tamaño casi siempre mucho más pequeño que el de 35mm), razón por la cual las imágenes obtenidas con estos sistemas no se consideran macros propiamente dichos.
El argumento de algunos fabricantes de cámaras compactas para añadir dicho rótulo es, que respecto al negativo de 35mm, la ampliación relativa de la imagen se acerca al 1:1, lo cual en muchos casos es también falso.

¿Para qué se utiliza la fotografía Macro?
El primer uso podríamos decir que es el de contemplar la belleza de las cosas “pequeñas” que nos rodean. Y pequeñas entre comillas porque el que sean pequeñas es algo muy relativo, sólo son pequeñas en nuestros ojos, y ahí es donde surge la utilidad de la Macrofotografía, que es capaz de enseñarnos la belleza del sujeto (sea objeto, animal o planta) en cuestión.
Otros usos son el de la investigación biológica, que es un campo que le debe mucho a la fotografía Macro, pues ésta ha permitido documentar muchos estudios relacionados con muchas especies animales y vegetales.
También gracias a la Macrofotografía es posible contemplar y disfrutar de algunas joyas u objetos valiosos cuyo tamaño muy reducido normalmente impide que sean apreciados en todo su detalle. Y podríamos seguir, pero ya están bien definidos los usos.

¿Y qué necesitamos para obtener fotos Macro?
Aunque muchas cámaras digitales compactas ofrecen un modo “Macro” (ya mencionamos el simbolito de una flor), en realidad no se trata de un modo “Macro” real, sino simplemente de una fotografía de muy de cerca, en la que el sujeto parece grande pero realmente no se alcanza el nivel de “agrandamiento” necesario para poder hablar de una foto Macro.

Con una cámara compacta podemos hacer fotos en este modo que comentamos, el del símbolo de la flor, pero la verdadera fotografía Macro empieza con una cámara de fotos réflex.
La función Macro no es una característica de la propia cámara, sino más bien del objetivo empleado. Mucha gente quiere comprar su primera cámara de fotos réflex no sabe realmente cuál es la más indicada para hacer fotografía Macro. La Realmente la cámara sólo hace la foto, el que enfoca es el objetivo y por lo tanto no debemos preocuparnos por el tema Macro a la hora de comprar la cámara. Es un detalle a tener en cuenta más a la hora de mirar objetivos.
Una vez conseguida la cámara tenemos dos opciones: o hacernos macros con un lente conversor, o lo hacernos con un objetivo específico para fotografía Macro que es siempre la opción más recomendada.  

Para finalizar, algunos ejemplos que te animarán a intentar fotografías macro, un mundo asombroso:







Vale la pena intentarlo... ¿no?

No hay comentarios. :

Publicar un comentario

Te pedimos que comentes respetuosamente, con buena ortografía y si es posible, nos dejes tu nombre. ¡Gracias por participar!