jueves, 18 de diciembre de 2014

Un poco de perspectiva forzada nunca viene mal

Para entender de que se trata esta técnica, te comento que en algún momento, más temprano que tarde, seguramente vas a pensar en algo así y -como no- querer obtener una imagen como éstas:
Aquí simplemente se trata de engañar a nuestra vista creando una ilusión para conseguir algo que parece lógicamente imposible, que podemos obtener con paciencia y creatividad. O sea que es obligar a nuestra visión a percibir un objeto como más grande o más pequeño de lo que es en la realidad.
La perspectiva forzada es una técnica usada fundamentalmente en fotografía, aunque también en cine y en arquitectura. Se trata de crear ilusiones ópticas haciendo que un objeto parezca más grande, más pequeño, más lejos o más cerca de lo que realmente es o está. 

La perspectiva en la fotografía se refiere a la dimensión de los objetos y la relación espacial entre ellos.  

¿Y cómo logramos algo así?

Esta ilusión óptica (que de eso se trata) se lleva a cabo encuadrando objetos más pequeños en el primer plano de una foto de tal modo que esos objetos parezcan estar interactuando con elementos más grandes del fondo.
Para que esta técnica funcione es necesario tomarse el tiempo para componer la fotografía y encontrar el lugar preciso de encuadre.


Podemos señalar algunos conceptos a tener en cuenta:

Estructura: Poner cuidado en el encuadre y la composición. Esto es algo esencial para lograr la perspectiva correcta. Si quieres aparentar que un objeto es más grande de que realmente es, ten cuidado que no se extienda por fuera del encuadre. En ese caso, deberás alejarlo un poco. Hay que tener en cuenta este detalle y hacer todos los ajustes necesarios antes de seguir adelante.

Tómate tu tiempo. Es muy bueno obtener una buena foto improvisada, pero en la mayoría de los casos seguramente tendrás que esperar que el sujeto se coloque en el espacio indicado - por ejemplo, en el caso del sol o la luna -, o puede que tengas que ubicarlo tú mismo en la posición que desees - como puede ser el caso de una persona o un animal.

El contexto es MUY importante. Deberás dejar fuera aquellos objetos que rompan la falsa perspectiva que deseas lograr. Debemos dejar visible sólo lo que quieres que vea. Además, puedes añadir objetos que sumen a favor del contexto de la foto.

Haz tomas adicionales. Esto te dará más material con el que trabajar, y más posibilidades de obtener “esa” toma ideal. MUY IMPORTANTE: Que los elementos encajen es primordial si quieres conseguir un gran efecto.

Zoom: Comprueba la profundidad de campo. Algunas pruebas nos dirán cuál será la que funcionará mejor para esa fotografía en particular. Prueba ubicar al sujeto a diferentes distancias y eso te permitirá ver cómo cada ajuste afecta la fotografía, y hasta puede terminar cambiando la perspectiva original de la toma. A mayor distancia entre elementos, mayor es el grado de dramatismo, ya que a cortas distancias la fotografía se ''aplana''.

Punto de vista: Selecciona un buen lugar. Trabajar en un espacio abierto te dará el control total al hacer fotografías con perspectiva forzada. Así tendrás un amplio margen para el trabajo y la experimentación con las distancias y la profundidad de campo. Trata de elegir lugares que puedan sumar a favor de tu creatividad y que aporten interés a tu sujeto. Aquellos en los que puedes incluir el horizonte suelen ser buenas opciones. Situando la cámara en un punto bajo y disparando hacia arriba, el elemento que esté más cerca, parecerá automáticamente más grande. Existen más trucos, pero todo está en la práctica.




Esta técnica es MUCHO más sencilla de lo que supones... No olvides de practicar y comentar tus resultados....

No hay comentarios. :

Publicar un comentario

Te pedimos que comentes respetuosamente, con buena ortografía y si es posible, nos dejes tu nombre. ¡Gracias por participar!