viernes, 15 de agosto de 2014

¿Y si experimentamos con "Time-lapse"?

El time-lapse es una técnica fotográfica muy popular usada en cinematografía y fotografía, para mostrar diferentes motivos o sucesos que por lo general suceden a velocidades muy lentas e imperceptibles al ojo humano. El efecto visual que se logra en el time-lapse consiste en que todo lo que se haya capturado se mueva muy rápidamente, como puede ser el movimiento de las nubes, la apertura de una flor, una puesta de sol, etc. Aquí, un ejemplo en Buenos Aires.


... Ya se: ¿Que me conviene más, Time-lapse o video?

La pregunta es más que obvia ¿Mi cámara hace filmaciones en Full HD, entonces para qué perder tiempo en sacar cientos de fotos para hacer un vídeo? La respuesta muy sencilla:
El modo vídeo de nuestra cámara, a pesar de utilizar el mismo sensor y filmar en Full HD, es limitado en cuanto a la configuración de los parámetros de medición y exposición y la calidad resultante que si utilizas tu cámara simplemente para tomar fotografías. Esto quiere decir que, por más bien que filme tu cámara, los modos de vídeo no procesan el ruido, captan la luz, ni trabajan con la calidad con la que tu cámara es capaz de tomar una fotografía.
Es para pensarlo: una cámara de 16 megapíxeles tomara fotos en un tamaño de 4928 x 3264 píxeles mientras que en el modo vídeo es capaz de capturar 1920 x 1080 píxeles.
Es MUY posible que te desilusiones si tu intención es filmar una película y luego mediante una edición acelerar su velocidad.

Planificando el trabajo:
Hay algunos aspectos que considerar al momento de obtener las fotos y que influyen en el (buen) resultado final:
MUY Importante: Elegir el intervalo de fotos adecuado. Quizá sea éste el punto más importante a la hora de afrontar un “time-lapse”. El intervalo entre tomas es el que marcará la velocidad de nuestro vídeo final. 
Cuanto mayor sea el intervalo, más rápido se moverán los elementos en el cuadro, y a la inversa. Pero también hay que tener muy en cuenta la velocidad real a la que se mueven dichos elementos en la escena, para lo cual adaptaremos el intervalo en función de su velocidad. 
¿Demasiado complicado? Te dejo sugerencias para varias escenas típicas:
# Nubes moviéndose muy despacio: un fotograma cada 20 segundos.
# Nubes moviéndose rápido: un fotograma cada 10 segundos.
# Nubes moviéndose muy rápido: un fotograma cada 5 segundos.
# Gente caminando por la calle: un fotograma cada 2 segundos.
# Trayectoria del sol un día despejado: un fotograma cada 30 segundos.
# Paisajes nocturnos, estrellas, luna, etcétera: un fotograma cada 35 segundos con exposición de 30 segundos, es decir, 5 segundos de intervalo entre tomas.


Importante: ¿Ya sabemos la duración del “time-lapse”? Ésta es la segunda de las grandes variables que tenemos que calcular. Hay casos donde sabemos anticipadamente cuanto va a durar un evento -por ejemplo un atardecer- y en otros somo nosotros los que elegimos la duración de la filmación.
Unos cálculos rápidos: sabiendo que necesitamos 25 fotogramas para crear un segundo de vídeo y que una duración estándar de los planos sería de 10 segundos, concluimos que necesitamos 250 tomas para tener esos 10 segundos de vídeo. Por tanto, sólo tenemos que multiplicar 250 por nuestro intervalo para saber cuánto tiempo deberemos invertir en realizar el “time-lapse”.
En cualquier caso, previamente conviene pensar un poco para no obtener mas fotos de las necesarias y a un buen intervalo.

LOS MATERIALES NECESARIOS

Una cámara
Es obvio que sin cámara, no hay time-lapse. Deberás confirmar si se puede configurar el disparo automático a intervalos, ya que si no es así, vas a tener que conseguir la ayuda de un disparador remoto o intervalómetro (derecha). De esta manera  podrás decidir cada cuánto tiempo tiene que hacer un disparo la cámara, cuánto tiempo van a durar los disparos y cuántas veces se van a repetir.

Un trípode
Asegurate de tener un trípode BIEN firme. Gracias a su robustez, te garantizarás de que no hay movimientos por causa del viento entre toma y toma. En cambio, si tu trípode es liviano, tendrás que asegurarlo colgándole una mochila o algo que le dé una mayor estabilidad.

Una buena tarjeta de memoria
Asegúrate de que la memoria que usas es de gran capacidad, ya que una vez que comiences a tomar fotos no podrás cambiar la tarjeta: moverías la cámara, y por lo tanto no podrías continuar con tu  time-lapse.
Tienes que tener en cuenta que la capacidad de la tarjeta también dependerá del formato en el que vayas a guardar las imágenes. Lo recomendable es que dispares en JPG: Son más fáciles de manipular a la hora de editarlas en video.

Una batería
Aparte de estar totalmente cargada, tenemos que plantearnos si con una sola batería tendremos suficiente dependiendo del tiempo que vaya a tomarnos hacer nuestro time-lapse. De todas formas, si consideramos que no alcanzará lo ideal es que alimentemos la cámara con una batería portátil, ya que el cambio de batería podría mover la cámara y destrozar nuestro trabajo.

Paciencia... mucha
No por ser lo último de la lista es lo menos importante. Hacer un time-lapse puede requerir de mucho tiempo, por lo que, si te llevas un amigo o algún libro, la espera será mucho más amena. Tampoco olvides llevarte algo de comer… Que el aburrimiento abre el apetito. Y sobre todo, no te rindas a la primera de cambio. ¡En la perseverancia está el éxito!

Ya tengo las fotos necesarias ¿y ahora qué hacemos?
Una vez hayas terminado de tomar todas las fotografías, el campo de acción se trasladara hacia tu computadora. Es allí en donde la magia sucede y las fotografías cobran vida!
Para unir todas las imágenes es necesario un software de edición que permita exportarlas a un archivo de vídeo una vez que estas han quedado unidas y ordenadas. Puedes utilizar cualquier programa de presentación de diapositivas (Proshow, Powerpoint, Movie Maker, etc) si no te interesa que el vídeo final tenga la mejor calidad, o bien, puedes utilizar un software de edición de vídeos profesional como el Adobe After Effects, el Sony Vegas, el Final Cut, etc. si quieres que tu vídeo final sea más profesional y de mayor calidad.
Una vez hayas ordenado todas las fotografías en cualquiera que sea el software que estés utilizando, solo restara que elijas el intervalo entre foto y foto y ajustarlo si es que la fluidez del vídeo resultante no te convence.
No te olvides tampoco de seleccionar una adecuada y buena música para tu video, será el complemento ideal de las imágenes que te propongas mostrar. 

Y aquí un muy interesante time-lapse que puede darte ideas para hacer tu propio video:

Por si tienes alguna duda, un video tutorial te ayudará en la tarea:

No hay comentarios. :

Publicar un comentario

Te pedimos que comentes respetuosamente, con buena ortografía y si es posible, nos dejes tu nombre. ¡Gracias por participar!