jueves, 6 de febrero de 2014

El flash fotográfico: Algunos conceptos básicos

Un flash, es un dispositivo que nos permite iluminar una escena mediante una luz artificial, bien porque la luz ambiente sea insuficiente o simplemente como complemento a esta.
La luz que irradia es intensa y dura que abarca un espacio determinado y es muchas veces es regulable y transportable.

Cuando la luz natural es demasiado débil para poder efectuar una exposición fotográfica, se hace uso del flash. Aunque normalmente también se puede utilizar para situaciones en que la luz es escasa. El flash también  sirve para tomas fotográficas de buenos primeros planos y retratos en exteriores.

Tipos de flash 
El flash lo encontramos de dos maneras en las cámaras fotográficas. El externo y el integrado.

Normalmente, todas las cámaras suelen tener uno, llamado flash integrado, que aunque suele ser suficiente para la mayoría de usuarios, suele quedarse corto, tanto en potencia como en calidad, en cuanto pretendemos avanzar algo más en su uso.El flash integrado viene colocado en la cámara  no se pueden quitar. Puede desactivarse cuando no se desee, sin embargo su intensidad es fija igual que la dirección en la que emite la luz. 
Y por estas razones es bueno  saber que el flash integrado que tiene nuestra cámara (aunque sea de muy buena marca)  no va a cubrir todas las necesidades lumínicas o compositivas y por lo tanto deberemos contar con algún tipo de flash externo. Si es de marca reconocida y compatible con nuestra cámara, mucho mejor. 
El flash externo es aquel que se compra aparte, se engancha a la parte superior de la cámara en una hendidura especial que tiene llamada zapata. Su potencia es mas fuerte y en algunos modelos se puede controlar su intensidad así como la dirección ya que la emite ya que la antorcha (la parte que emite la luz) se puede mover. También se puede usar aparte de la cámara, con un control especial, para poder dirigir de una mejor manera la luz.

El flash emite destellos de luz muy breves que bloquean el movimiento tanto del motivo como de la cámara. La luz emitida por el flash no se puede medir con el exposímetro normal de la cámara. Es imprescindible tomar como referencia el número guía (NG) que permite calcular el diafragma en relación a la distancia del motivo.

Partes del flash
Un aparato de flash se compone de, al menos, dos partes: la antorcha y el generador. 

El generador es el componente que proporciona alimentación eléctrica a la antorcha. Su principal pieza es el condensador, que guarda la energía eléctrica para liberarla en un instante. Cuando se dispara la cámara, el condensador descarga su energía en un tiempo muy breve. La electricidad llega a la bombilla y se convierte en luz sin ningún retardo, produciendo el destello rápido y brillante que todos conocemos.

La antorcha es la "lamparita" del Flash, un tubo con gas Xenón en el que se produce una descarga eléctrica. Un flash normal produce una luz blanca direccional con una temperatura de color de 5600º K. Este sistema produce poco calor, aprovecha muy bien la energía y asegura una larga duración de la antorcha.

Por último, la zapata. Se trata del nexo de unión entre cámara y flash. Esta unión no es sólo una unión mecánica, pues si observas una zapata verás que existen contactos electrónicos que permiten la comunicación entre flash y cámara más allá de la simple orden de disparo. Es una placa conectada a los circuitos internos del generador del flash y que permite acoplarlo mediante un sistema de clip o de rosca a la parte superior de la cámara.  


Interpretando la información de la cámara
En las cámaras fotográficas, ya sean las profesionales, las compactas o las del teléfono celular, vamos a encontrar una figura que parece un trueno con flecha hacia abajo. Ese es el icono del modo de flash y el que en algunos casos nos va a servir para abrir el menú de este o desactivarlo.
Menú simple del flash

Aquí podemos ver cuatro opciones, que son las principales, en el menú del flash.
Cuando lo programamos en modo automático quiere decir que la cámara hará una medición de la luz que se encuentra en el lugar donde se tomara la foto y decidirá si es necesario activar el flash o no.
En la opción del flash encendido, este se disparara siempre que se tome una fotografía, lo cual equivale a que no importan cuales son las condiciones de luz, si es un día soleado. Esta opción la podemos usar para jugar un poco con lo que es el flash de relleno.

El modo de flash apagado es, como su nombre lo dice, para precisamente apagarlo. No importa si las condiciones de luz son muy limitadas, aun así no se disparara. Este modo sirve para cuando se va a lugares donde esta prohibido usar el flash, como museos.

El modo de “Reducción de ojos rojos” la cámara mide la luz y si es necesario dispara el flash, sin embargo antes dispara una luz que es más tenue para que la pupila se contraiga. Los ojos rojos aparecen porque al reflejarse la luz del flash en ellos se contrae la retina, la cual está llena de vasos sanguíneos (rojos) que reflejan la luz. Al disparar el flash en esta opción, la luz tenue que dispara primero hace que la pupila se adapta a la luz y cuando se dispara el flash ya esta adecuada lo que evita que salgan los ojos rojos.  

Los pro y los contra
Ventajas de utilizar un Flash

Un flash externo es una gran ayuda en muchas tomas, ¿por qué? Muy simple
Es como contar con un pequeño sol portátil -valga la comparación- al que puedes indicar en qué dirección apuntar, con qué intensidad brillar y cuándo hacerlo.
·         La luz que emite el flash es una luz completamente blanca, cuya temperatura de color es de 5500K, con lo que se evitará que las fotos tengan cualquier dominancia al usar flash y no tendremos que preocuparnos por el balance de blancos.
·         El rendimiento de los flashes es muy alto, se calientan muy poco y esto hace que toda la energía generada sea empleada en los destellos, habiendo muy pocas pérdidas.
Además de estas características positivas propias de la luz generada por el flash, hay que añadir la posibilidad de disparar el flash desde una posición distinta a aquélla en que se encuentra la cámara, ofreciendo tomas más naturales.
Y otro aspecto muy valorable de los flashes externos es la capacidad de sincronizarse con otros flashes, con lo que pasamos a contar con más de una fuente puntual de luz, lo que conlleva lograr una mayor riqueza en luces y sombras en nuestras fotografías.
Parece que son todo ventajas, ¿verdad? Lamentablemente, no todo son buenas noticias.

Limitaciones del flash

Indudablemente, el flash es una gran ayuda. Eso de contar con una luz portátil de cierta potencia, con unas características, en lo que a temperatura se refiere, similares a las del Sol y que puedes utilizar a tu antojo, ayuda y mucho.
Pero hay que conocer también sus limitaciones. Lo que permite hacer un mejor uso de tu flash externo.
·         Al tratarse de una luz puntual de cierta potencia, eso hace que se produzca un destello muy duro y directo, que deberemos saber cómo difuminar para evitar un resultado poco natural.
·         Aunque un flash externo tiene mucha más potencia que un flash built-in (los incorporados en la cámara), no deja de ser una fuente de potencia limitada. Por lo que no te servirá para iluminar un objeto a cualquier distancia.
·         No todos los flashes sirven para todas las cámaras y aun sirviendo para una cámara, podrán existir funcionalidades del flash, que estarán restringidas a disponer de un cierto tipo de cámara. Si te estás planteando comprarte un flash externo, asegurate de la compatibilidad con tu cámara.
Además de la necesidad de difuminar la luz que produce un flash para obtener resultados más naturales, el hecho de que el flash sea una fuente puntual, hace que entre en juego una ley física que se conoce como “La ley de la inversa del cuadrado”, o “Ley cuadrática inversa”.
Esta ley resultará fundamental para saber cómo utilizar tu flash, de modo que presta mucha atención.

Un dato importante: El Número Guía (NG)

El Número Guía (NG) es una unidad que nos proporciona información sobre la potencia de un flash. A mayor Número Guía, mayor potencia proporciona un flash, y por lo tanto, mayor alcance.
Por ejemplo, hay flashes con Número Guía 26, 36, 40…

Perfecto, ¿y esto para qué sirve? Por supuesto, para lo primero que sirve es para saber, de entre varios flashes, cuál es el que más potencia tiene y, por tanto, aquel que te permitirá utilizarlo con buenos resultados a mayores distancias.
Además de esta idea de mayor o menor potencia, también te será de gran ayuda, como veremos más adelante, saber cómo se obtiene este Número Guía. La forma de obtenerlo es la siguiente:

NG = Distancia sensor-objeto x Apertura de Diafragma

Esto quiere decir que un flash que es capaz de iluminar correctamente un objeto situado a 2m con una apertura de diafragma f/11, cuenta con un NG 22 (2 x 11).


También, este número se puede utilizar para calcular la apertura de diafragma conociendo la distancia al objeto y con el siguiente cálculo:



¿Y qué relación existe entre Número Guía y Sensibilidad ISO?

A la anterior fórmula le falta un detalle, efectivamente, si yo incremento la sensibilidad ISO de mi sensor, podré ampliar la distancia a la que se encuentre el objeto y, por consiguiente, el NG del flash, ya que para lograr una toma correctamente expuesta necesitaré menos luz.
Pues efectivamente, como es de suponer, a la anterior fórmula le falta la presencia de una referencia a la sensibilidad ISO. Pero no es que la hayamos olvidado, sino que es habitual hablar de NG para ISO 100. De este modo, si se habla de Número Guía “a secas”, se entiende que es el Número Guía para una sensibilidad ISO 100.
Para saber el NG con otra sensibilidad, basta aplicar una fórmula muy sencilla: Por cada 2 pasos que subes la sensibilidad ISO, has de duplicar el NG. Así, un flash que tiene NG 26 a ISO 100, tendrá NG 52 a ISO 400.
La fórmula exacta es: Por cada paso que subes la sensibilidad ISO, has de multiplicar por “Raíz Cuadrada de 2″ el NG

Para terminar:


Existen situaciones especiales en las que se debe de tener mucho cuidado de cuando se usa el flash, una de ellas es cuando se encuentra frente a objetos brillantes, como un espejo, una pecera o una vitrina. ¡Seguramente ya te ha sucedido algo así!.
Aquello de vidrio o metal,o hasta el agua pueden ocasionar un reflejo de la luz en donde sea lo único que se ve. Esto hay que tomarlo en cuenta sobre todo si queremos hacer un autorretrato frente a un espejo y hay poca luz.


Otro de los puntos a considerar en cuanto al uso del flash es que la luz que emite solo abarca cierto espacio. En los manuales de las cámaras compactas o el en mismo manual del flash dice cuantos metros serán los que cubra.
Por ejemplo, un flash integrado en una cámara compacta tendrá una longitud de entre 3 y 5 metros aproximadamente, lo cual quiere decir que cualquier objeto o persona que se encuentre después de esa medida no será iluminada y salda oscura. La imagen nos demuestra que las partes iluminadas son muy pocas debido al poco alcance del flash.





Ahora que sabemos algo más sobre este valioso auxiliar, hay que recordar que la fotografía se trata justamente de tomar fotografías  aprovechar que las imágenes digitales no nos cuestan, no son como los antiguos rollos y el revelado por el que había que pagar. 
Por ese motivo... experimenten y practiquen. ¡Se sorprenderán de los resultados!

No hay comentarios. :

Publicar un comentario

Te pedimos que comentes respetuosamente, con buena ortografía y si es posible, nos dejes tu nombre. ¡Gracias por participar!