lunes, 3 de marzo de 2014

Hablemos de composición fotográfica

Hablar sobre la belleza no es fácil, y dar consejos de cómo encontrarla lo es aún más.
A pesar de ello, existen algunos conceptos que nos pueden ayudar a lograr mejores imágenes.
¿Cómo podemos saber que hemos obtenido una buena fotografía? ¿Bajo qué parámetros podemos orientarnos y definir algo como bello?

Debemos saber que muchas veces la foto debe “estar” antes en nuestra cabeza, entonces comencemos por analizar la distribución de los elementos a fotografiar.

Podríamos decir que la composición fotográfica es el arte de seleccionar y distribuir los objetos en el espacio captado por la cámara, para conseguir una imagen de calidad.
Componer una fotografía es buscar la mejor vista de una escena y conseguir la armonía entre sus elementos.
El arte de componer está en saber no sólo cómo colocar los objetos, sino qué elementos añadir y qué elementos dejar de lado. Esto es muy importante, ya que nos puede ayudar a situar una imagen en un contexto o en otro.

A continuación se muestran unos consejos para hacer la composición, si bien no son más que una guía de cosas que se deben tener en cuenta, estas guías pueden romperse en cualquier momento a gusto del fotógrafo, si esto le ayuda a transmitir lo que éste quiere. 
Para ello mencionaremos algunos conceptos básicos acerca de la composición.

Primera condición: Sencillez
La primera regla de la composición fotográfica es mantener la escena tan simple como sea posible.

La fotografía tiene que centrarse en un solo elemento o motivo y hay que buscar fondos sencillos, que no destaquen del elemento o motivo principal de nuestra fotografía. La información de la fotografía tiene que ser simple y directa.Imágenes sencillas, claras, donde nada distraiga la atención del objeto principal de la imagen.
Si no conseguimos captar la sencillez de la escena es que no estamos suficientemente cerca. Lo decía el gran fotógrafo Robert Capa.

La regla de los tercios

Esta regla indica al fotógrafo cuáles son las zonas dentro de una fotografía más apropiadas para situar aquellos objetos que desea que sean el centro de interés de su escena.
¿En qué consiste la regla? Muy sencillo, en las fotografías existen 4 líneas fuertes, que se obtienen de dividir en tres partes iguales la imagen, tanto en el eje horizontal como en el vertical. De la intersección de estas líneas fuertes se obtienen, a su vez, 4 puntos fuertes, que son las zonas a las que se dirige nuestra mirada al observar una fotografía y que, por tanto, serán adecuadas para situar en ellas aquellos objetos sobre los que queramos centrar la atención. Aunque parezca extraño, es preferible situar el centro de interés en uno de estos cuatro puntos que en el centro de la fotografía; nuestros ojos son así de caprichosos
Trazando esta cuadrícula imaginaria sobre la mayoría de las fotos nos daremos cuenta de que elementos fundamentales del cuadro recaen sobre esas intersecciones: ventanas y puertas, ojos, líneas de horizonte, picos de montañas, etc. Está comprobado que llevando nuestro punto de interés a uno de esos cuatro puntos conseguimos una imagen mucho más interesante.

En caso de existir más de un objeto que se quiera situar como centro de interés, entonces se ubican en los distintos puntos fuertes. En el caso de haber dos, se debe procurar que estén en puntos fuertes opuestos, la composición de la fotografía lo agradecerá.
Lo ideal es aplicar la regla antes de disparar, pero gracias a los programas de retoque se puede hacer que las fotografías cumplan esta regla aún no habiéndola seguido en el momento del disparo.
En cuanto al porqué de la "fuerza" de estos puntos se encuentra en la también archiconocida proporción áurea, si bien la aproximación de los tercios es sólo eso, una aproximación. Aunque funciona francamente bien.

En este sentido, debemos señalar que existen cámaras que permiten visualizar una rejilla (grid en inglés) en su pantalla para trabajar con los tercios, por lo que es bueno revisar el manual de la cámara para ubicarlo y utilizarlo de ser necesario.

La regla del horizonte

Muy relacionada con la regla anterior, se refiere a la sensación de equilibrio que obtenemos si al fotografiar un paisaje hacemos coincidir la línea del horizonte con una de las dos líneas horizontales que dividen la composición en 3 tercios. Si hacemos coincidir el horizonte con la línea superior le damos protagonismo a la parte inferior (a la tierra o al agua, según el caso), mientras que si optamos por la línea inferior gana protagonismo el cielo









La regla de los objetos impares

Ésta es probablemente la regla de composición menos básica de todas.
Lo cierto, además, es que no se trata en sí de una regla, sino más bien de una reflexión sobre la curiosa belleza que aportan aquellas fotografías que incorporan un número impar de elementos. Aunque lo impar puede ser considerado en muchas ocasiones como un signo de imperfección, en otros casos transmite cierto encanto y eso es lo que pretende reflejar esta regla. A pesar de existir estas normas no se debe olvidar que al menos en fotografía las reglas están hechas para romperlas.
Los consejos que aportan estas reglas funcionan muy bien y te proporcionan generalmente, muy buenas composiciones. Pero nunca está de más probar, innovar, crear, sorprender... Al fin y al cabo, la fotografía es un arte. Y muchas veces las obras de arte que más éxito tienen son aquellas en las que el autor se ha salido del molde y ha hecho algo nuevo, distinto.

Relación figura-fondo

Hay que vigilar que no se produzcan límites confusos entre el fondo y los primeros planos, tiene que haber un punto de interés claro y resaltado. Si no lo encontramos simplemente intentemos acercarnos más o utilizar un objetivo de mayor distancia focal.
Lo mejor es utilizar un objetivo con una abertura grande y desenfocar el fondo.
Bien, no siempre se tienen que seguir estas reglas, pero si lo hacen conseguirán fotografías más interesantes y empezaran a educar el cerebro para que actúe como cazador de instantáneas.




Algunos ejemplos pueden ayudar a esta idea de composición.












Las líneas maestras 
Las líneas ayudan a conducir la mirada hacia el motivo principal de la fotografía.

Aunque no siempre somos conscientes estamos rodeados de líneas. Las líneas tienen tiene la capacidad de guiar la mirada del que observa. Es importante tener esto presente para poder sacarles el máximo provecho.
Las líneas diagonales proporcionan dinamismo y conducen la visión hacia el motivo principal al mismo tiempo que sugieren continuación. La utilizaremos para resaltar motivos arquitectónicos o artificiales. Las curvas en S como un rio o camino las utilizarnos para resaltar motivos naturales, como en paisajes y panorámicas. Procuraremos que estas líneas conduzcan la vista hacia el interior de la imagen o motivo. Siempre eligiendo un fondo sencillo. Los motivos con líneas repetitivas suelen generar imágenes artísticas y agradables. Observa bien los ejemplos y verás la importancia de las líneas.





Otras reglas

Existen muchas otras reglas que podemos aplicar a al composición de fotografías. Entre otras podemos destacar:
·         El centro de interés siempre debe ser obvio, cualquiera que vea la foto tiene que saber de qué va. Además, ese “algo” debería ocupar la mayor parte del encuadre (a no ser que busquemos efectos de soledad o aislamiento utilizando gran cantidad de espacio negativo -vacío-.
·         El espacio negativo: podés ampliar la información en la entrada El espacio negativo - CLICK AQUÍ
·         En un encuadre pueden aparecer elementos ayudan a poner un marco natural al centro de interés de la foto. Pueden ser muy obvios (puertas, ventanas, puentes…) o más sutiles (señales de tráfico, ramas de árboles…). Al final, cualquier elemento que “encierre” el centro de interés nos permitirá enmarcar la foto, dirigiendo la atención hacia el elemento deseado.
·         Los elementos repetidos pueden dar cohesión a una composición, transmitiendo sensaciones de unión, compañerismo…
·         Los colores también transmiten sensaciones (colores cálidos, colores fríos…).
·         El equilibrio
·         La simetría
·         La iluminación
·         Las forma
·         El volumen
·         El color
·         Las texturas
·         Y muchas otras a tu elección

No hay comentarios. :

Publicar un comentario

Te pedimos que comentes respetuosamente, con buena ortografía y si es posible, nos dejes tu nombre. ¡Gracias por participar!