jueves, 10 de octubre de 2013

El espacio negativo en la composición

En fotografía, a menudo las cosas que no enfocamos resultan más interesantes que aquello en lo que centramos nuestra atención. Esto es conocido con el término de espacio negativo. Pero quizás esto no es suficiente para entender el concepto, entonces vamos en detalle.


Definición del espacio negativo:
El espacio negativo no es mas que una parte de la foto donde no hay interés visual, este espacio ha de ser grande en proporciones respecto al protagonista de nuestra fotografía y normalmente se ubica con un desplazamiento notable hacia cualquier dirección.
El espacio negativo es el elemento compositivo, (ya sea cielo, agua, oscuridad, luz, etc...), que nos ofrece la posibilidad de dar mayor fuerza a un tema concreto de nuestra escena.
Tendremos que intentar mantener un fondo uniforme, sin añadir otros objetos o elementos que nos puedan distraer, reforzando la imagen que queramos destacar.

¿Cómo podemos aprovechar el espacio negativo en nuestras fotografías?
Ante todo debemos tener en mente que el espacio negativo es un elemento en la composición que nos ayuda a reforzar el tema de una fotografía,
y por lo tanto, nos ayuda a obtener fotos estéticamente más bellas y con una composición más equilibrada, sin elementos distractores. De este modo obligamos al espectador a centrar su interés en el sujeto de nuestra fotografía de manera similar que si hubiésemos llenado el fotograma con el sujeto empleando el zoom.


En la fotografía adjunta, por ejemplo, el espacio negativo sería toda la zona que rodea y sirve de fondo a la flor. Aunque en teoría el espacio negativo no tiene que captar la atención del espectador, lo cierto es que es una herramienta muy útil para enfatizar lo que sí ha de tener importancia.


La mejor forma de aprovechar el espacio negativo es combinarlo con la regla de los tercios, recordando que fijándonos en lo que no vemos nos ayuda a enfocarnos en lo que si vemos, a fin de cuentas el espacio negativo no es espacio vacío, es arte. El manejo del espacio negativo a nuestro favor nos proporcionará sin lugar a dudas mejores fotografías.

¿Qué conseguimos con esta técnica de composición?
El efecto que conseguimos es un aislamiento del protagonista de nuestra foto. También podemos mostrar con ello soledad, calma, minimalismo… Esto siempre depende del motivo fotografiado, las texturas, la atmósfera… Bueno, ya sabemos que la fotografía es infinita.

Otros temas a tener en cuenta:
Sería importante tener en cuenta la textura del espacio negativo para aumentar la fuerza visual del protagonista de la foto. Un ejemplo sería el que ves en la foto. El espacio negativo es de color negro y este patrón se repite por todo el espacio.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario

Te pedimos que comentes respetuosamente, con buena ortografía y si es posible, nos dejes tu nombre. ¡Gracias por participar!